Vista previa YouTube

Vía Javier E.G. Andújar (@finalescerrados) • Fotos y vídeos de Instagram

Pasó tan de golpe que no pude anticiparlo. ¡Hoy alcanzamos el millón de lectores! Gracias a todos por su virtual presencia, se siente muy real.

Vía  Javier E.G. Andújar (@finalescerrados) • Fotos y vídeos de Instagram Pasó tan de golpe que no pude anticiparlo. ¡Hoy alcanzamos el mill...

Candados

La joven pareja se miró a los ojos en el puente.

—¿Creés que funcione? —preguntó ella.

—No lo sé —respondió él sonriendo—. El amor cambia, los candados no.

La joven pareja se miró a los ojos en el puente. —¿Creés que funcione? —preguntó ella. —No lo sé —respondió él sonriendo—. El amor cambia, ...

Vista previa YouTube

Vía Javier E.G. Andújar (@finalescerrados) • Fotos y vídeos de Instagram

Sospecho que los castigos del infierno son más insufribles por la rutina que por el castigo.

Vía  Javier E.G. Andújar (@finalescerrados) • Fotos y vídeos de Instagram Sospecho que los castigos del infierno son más insufribles por la ...

Amaterasu del sur


Como un gaucho que sale con su mate a recibir al sol en la vastedad de la pampa, como un ronin perdido, saliendo a vagar por Nagato, implorando buena fortuna a la diosa del sol, Amaterasu. Amanezco yo también. La experiencia de observar una bola de fuego en el cielo, me une profundamente con todos los que vinieron y se marcharon, con todos los que vendrán y se marcharán. Bañado por la luz del fuego que despunta en el este y contemplando el día que se despliega como un horizonte sin fin, soy otra historia, construida a partir de todas las anteriores: ni gaucho ni ronin, ni en la pampa ni en Nagato, pero con un mate compartido al amanecer y siempre suplicando buena fortuna a Amaterasu.


Como un gaucho que sale con su mate a recibir al sol en la vastedad de la pampa, como un ronin perdido, saliendo a vagar por Nagato, implora...

Creo en la música como índice de mi historia. Cada canción es un tubo de oxígeno para bucear un sentimiento hundido.
Alguien le da play a “Wonderwall” en una birrería y me transporta —sin pedirlo y sin quererlo— al primer beso. La noche se intensifica, las caras se desdibujan y en la profundidad siento los latidos de su corazón. Pasados unos cuatro minutos, salgo a flote —casi—. Apuro el resto de la pinta y sigo hablando boludeces, como si nada hubiera pasado.
¿Habrás llenado ese diario de viajes que solo decía Villa Gesell?
¿Me leerás a veces?

Creo en la música como índice de mi historia. Cada canción es un tubo de oxígeno para bucear un sentimiento hundido. Alguien le da play a “W...

Demasiado luminoso para confiar
Detrás de toda esa luz, ¿qué sombra acechará?

Detrás de toda esa luz, ¿qué sombra acechará?